Combinar un traje de chaqueta estilo años 70


Solo hay una cosa que me gusta más que un traje de chaqueta: un traje de chaqueta estilo años 70. Pantalones acampanados, grandes solapas, entalles perfectos...esta década está intrínsecamente ligada a este dos piezas imprescindible en cualquier armario. Es la década en la que Yves Saint Laurent sienta las bases del traje femenino, empoderando de esta manera a la mujer y rompiendo roles de género en la moda. La década en la que Bowie nos deja una de las imágenes más icónicas del mundo de la música y la moda, la de su clásico traje turquesa diseñado por Freddi Burretti. 

Y es que si hay una prenda que desprenda moda y estilo por cada uno de sus poros, ese es el traje de chaqueta. Olvidado en los 2000 y rescatado hace algunas temporadas para seguir dándonos alegrías. Ahora el traje sigue siendo sinónimo de elegancia, sigue empoderando a las mujeres haciendo suyo las líneas del armario masculino y se toma la libertad de descontextualizarse para poder ser combinado con zapatillas deportivas, camisetas o sudaderas. 

Pero, ¿cómo conseguir ese aire setentero que es capaz de darle un toque retro y aún más refinado? Sigue estos pasos: 
  • Apuesta por el monocolor: combinados con chalequillos y camisas de maxi cuellos, los trajes en los años 70 se teñían de un único color, como los de Bowie, que generalmente se rompía con el blanco más pulcro de una camisa o un psicodélico estampado adaptado a las tendencias de entonces.
  • El poder de la camisa: he aquí la clave. La camisa tiene que respirar alma setentera por los cuatros costados. Debe tener cuellos amplios y pronunciados, de satén o un tejido similar y uno estampado con mucha, mucha personalidad. 
  • La elección de los complementos: pon la atención en accesorios como las gafas, que tengan siempre un aire retro, y los zapatos, con estos últimos tienes vía libre con las plataformas. 

¡Feliz semana!  









Recetas con manteca de karité pura de The Body Shop



La belleza tiende a lo natural, a lo puro, ¡y qué suerte que lo haga! Firmas veganas que no testan en animales y que apuestan por tratamientos no invasivos, ni con nosotros mismos ni con el medio ambiente. De esto mismo os vengo a hablar en el post de hoy, de los productos más puros, de los que salen de la naturaleza y sin alteraciones nos aportan los mejores beneficios. 

Con todo esto os acabo de describir la manteca pura de karité que podéis encontrar en The Body Shop. Elaborada por manos expertas de mujeres de Ghana (podéis ver un reportaje aquí), este producto 100% natural y vegano es un potente hidratante multiusos para el cabello, la cara y el cuerpo. 

Está elaborado con 192 nueces de karité y, siguiendo la esencia de los rituales de belleza legendarios de Ghana, es totalmente maleable para que fabriques tus propios cosméticos. Sí, como oyes, con esta manteca pura de karité podrás elaborar de manera artesanal tus productos de belleza altamente hidratantes.

Aquí os dejo un par de recetas y unos cuantos usos para que podáis sacarle todo el partido. ¡Ponte manos a la obra! 



VAS A NECESITAR: 

Manteca pura de karité de The Body Shop
Frascos de plástico o de cristal que tengan tapadera 
Una cuchara 
Ingredientes naturales que seguro tienes en casa 



MASCARILLA EXFOLIANTE DE KARITÉ Y CAFÉ 


La primera receta es perfecta para esos rostros y melenas que necesitan un poco de vida y un extra de hidratación. De una manera muy fácil y rápida he hecho mi propia mascarilla exfoliante para aplicar una vez a la semana en la cara o en el cabello retirando así las células muertas, revitalizando la piel y dejándola suave, fresca e hidratada. 

INGREDIENTES: 

Una cucharada de manteca de karité
Una cucharada de café molido 
Una cucharada de azúcar moreno

PASO A PASO:

1. Derrite una cucaracha de manteca al baño María 
2. Vierte la manteca derretida en un tarro de plástico o cristal. 
3. Añade una cucaracha de café y otra de azúcar moreno. Remueve para fundirlo todo. 
4. Aplicar en la cara o cuero cabelludo mientras esté líquida. 
5. Masajear bien para exfoliar. Dejar reposar y retirar a los 20 minutos. 





CREMA DE KARITÉ MULTIUSOS

PASO A PASO: 

1. Vierte dos cucharadas de manteca de karité en un frasco pequeño de plástico con tapadera. 
2. Derrite la manteca con el calor de tus manos y amóldala al frasco 
3. ¡Lista para echar en el bolso y usar! 

USOS:

1. Crema de manos 
2. Bálsamo labial 
3. Crema para quitar la sequedad y dar brillo a las piernas en verano 


Espero que os haya gustado y os sea útil. 

¡Feliz semana! 




¿Cómo combinar pantalón slouchy?



Son una fiebre, son una plaga, son LA TENDENCIA de la temporada. Es prácticamente imposible escapar de los slouchy pants y de su influencia, y esto alcanza niveles impredecibles cuando te los pruebas. Chica, cuando te los pruebas estás perdida porque sientan bien, tú creías que no, pero sientan bien. Tú que mides un metro cincuenta y poco, necesitas alargar visualmente las piernas pero te pruebas los slouchy y te quedas prendada de ellos, tanto que llevas la mitad del invierno sin quitártelos. 

Pero, ¿por qué tanto hype con estos pantalones bombachos (de toda la vida)? Además de ser una silueta que nos aleja aún más de lo pitillos y nos recuerda a épocas doradas donde el oversize era lo más, son favorecedores para siluetas como la mía porque suben el talle a la cintura y dejan al descubierto los tobillos creando así un alargamiento visual de las piernas. Ya sabes, eso de intentar engañar al ojo. 

Pues bien, aquí tenéis algunos trucos que he podido deducir después de mis experimentos e innumerables usos de los slouchy pants de temporada. ¿Cuál es el tuyo? 

*¿Qué zapatos usar? Quedan mucho mejor con zapato alto que deje los tobillos al descubierto. Con zapatillas de deporte van bien si quieres un rollo sporty y trapero. Si vas a lucirlos con botines deben ser altos y de caña fina, si tu objetivo es estilizar. No aptos para las Doctor Martens, al menos en mi caso, aunque puedes conseguir un buen efecto oversize con ellas si es lo que buscas. 


*El objetivo es reducir cintura y para ello lo mejor es combinarlos con partes de arriba que sean pegadas de cuerpo y tengan las mangas abullonadas, como es el caso de este jersey. Creo que la silueta de V que crea es muy bonita y femenina. 

*Acentuar esa estrechez de la cintura con un bonito cinturón que atrape todo el protagonismo del look. 

Ahora te toca a ti ponerlo en práctica. 

¡Feliz semana! 











Trucos de estilo para chicas bajitas que no quieren arreglar la ropa



"Chica de 1,53 (creo) desesperada por los arreglos cada vez que compra ropa". Esa es actualmente mi situación sentimental. Ya sabes, el tema de las tallas no es baladí, nunca va a llover a gusto de todos y siempre trae cola la necesidad de tener que adaptarse a cánones de belleza que van cambiando según cada país, el rango de edad o el contexto social y cultural.

 Yo soy de ese nicho de personas que, por mucho que cambien los cánones establecidos, siempre voy a tener que arreglar la ropa y, como ya me he cansado un poco de mandar a arreglar bajos y dobladillos, con los años me he ido haciendo de trucos para evitarlo. Cinturones, superposiciones y "remedios de la abuela" que las que seáis bajitas entenderéis a la perfección.

Si, amiga, estás harta de no poder "comprar y estrenar", has llegado al sitio perfecto. Al loro, esto me ha supuesto años de práctica, experiencia y, sobre todo, conocerme bien a mí misma y saber lo que mejor me queda según mis medidas y mi complexión corporal. Por otro lado, estoy totalmente satisfecha y contenta con mi cuerpo y mi estatura, solo que el señor Amancio debe hacer los vaqueros un poquito más largos para que vosotras no los llevéis siempre piratas.

¡Apunta, apunta!


La ayuda del cinturón


Nunca un accesorio tan simple hizo tanto por las mujeres bajitas, sobre todo si hablamos de vestidos. Vale, ponte en situación: has ido a por ese mini vestido de temporada que has visto en la web y te ha encantado. A la modelo le queda a una altura perfecta, ¿a ti?, por debajo de la rodilla. La opción más sensata sería cogerle el dobladillo, pero claro, a veces no es viable por el diseño o la confección del vestido. Muchas prendas están rematadas con encajes, adornos o pedrerías que no puedes cortar y otras, simplemente, tienen un corte especial que si te cargas medio vestido, pues pierde la gracia. 

¿Solución? Un bonito cinturón a juego bien amarrado a la cintura para subir esa falda unos centímetros y de camino marcar la cintura y alargar la figura. 





Trampantojo estiloso


¿Una camisa o un vestido?, ¿un vestido o un trench? ¡Ajá! Aquí viene un juego ventajoso para las mujeres bajitas al que saco mucho, muchísimo partido. Si a la moda de la web de Zara le queda la blusa larga, ¿a ti cómo te queda? ¡Larguísima!, y por lo tanto, como un vestido. No será la primera ni la última vez que me calzado una camisa más oversize de la cuenta como vestido y ha quedado de diez. 

Mira, ya tienes aquí una nueva forma de darle una segunda oportunidad a tu ropa. Rescata esa camisa que te quedaba demasiado larga, ponle un cinturón, unas botas de piel de caña alta y ya tienes el look perfecto de la temporada. 



¡Arriba ese talle! 


Pasemos al capítulo "Faldas". Ya hablemos de minifaldas, faldas midi o shorts, siempre son mejor opción si tienen el talle alto. Todo lo que vaya a la cintura siempre te va a favorecer mucho más si eres bajita. Subiendo el talle de esta manera conseguimos alargar las piernas, aunque sea con un simple efecto óptico. Olvídate de la moda "dosmilera" y de la herencia de Paris Hilton y nunca nunca te pongas un talle a la cadera si estás buscando estilizar tu figura. 



Date la vuelta, mamita


Siempre nos quedará la vueltita al dobladillo. Que no estoy descubriendo yo Roma con esto pero es verdad que, en el caso de los pitillo, es la opción más rápida y socorrida para no ir arrastrando medio pernil. 

Pero, de la misma forma que me pasa a mí, os encontraréis con un handicap, si cortas o subes el dobladillo de esta manera, la figura y el acabado de la prenda quedan diferente a la hora de ponértelo. Menos mal que hay firmas como Topshop o la propia Zara que están sacando pantalones adaptados a tallas tanto de alto como de largo dándonos así una oportunidad a las personas pequeñitas de lucir pantalones en condiciones. 


Color marfil



Con el lino nos ha tocado la lotería. Sí, que se haya puesto de moda el lino para sobrevivir frescos y estilosos en verano ha traído maravillosas consecuencias a la moda. Los must have de la primavera son vestidos hiper femeninos, camisas vaporosas y faldas midi con un aire costero y sofisticado que se opone al trapeo teenager que a mí, personalmente, no me entusiasma para nada. Tú vente conmigo y apuesta por prendas como estas. 

Otra de las consecuencias de estos tejidos naturales como el lino, el mimbre, la rafia o el algodón orgánico tiene que ver directamente con la sostenibilidad y la huella medioambiental que deja el sector. Me dicen por el pinganillo que la industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta y que, entre sus muchas asignaturas pendientes, la más alarmantes es la del teñido de sus tejidos. Ríos de tinta, de la manera más literal, corren por países como la India donde el vertido de estos tintes lleva consigo componentes químicos dañinos para el ser humano y el medioambiente, que  se hacen además sin ningún tipo de regulación o medidas de seguridad para sus trabajadores. 

Parece que desde unos veranos atrás preferimos los colores y los tejidos más afines a la naturaleza para así redimir de alguna manera todo el daño que la moda está haciendo a nuestro planeta. Apuesta, por lo tanto, por tejidos como el lino, colores como el marfil y material que traten de ser algo más respetuosos con todo lo que nos rodea. Es tan fácil como combinarlo con algunas de tus camisas favoritas de animal print

¡Feliz semana! 

Total look Zara